LA DOBLE CARA DEL POPULISMO: SOBRE EL DOCUMENTAL “CAP 2 INTENTOS”

LA DOBLE CARA DEL POPULISMO: SOBRE EL DOCUMENTAL “CAP 2 INTENTOS”

 

El documental “CAP 2 intentos”, muestra dos momentos cruciales de la historia contemporánea de Venezuela el ascenso y caída del populismo personificado en el mismo ser: Carlos Andrés Pérez. Un ciclo político que pone de manifiesto dos proyectos aparentemente contrapuestos, el progresista por un lado y el neoliberal por el otro. Pero la realidad es que ambos proyectos son las dos caras de la misma moneda, es decir; son dos momentos de una forma particular de acumular capital basado en la captación de renta.

El primer gobierno de CAP coincide con un incremento de los precios del petróleo en el mercado internacional. Cuando la renta inicia un movimiento al alza, la economía nacional se muestra próspera, se incrementa el consumo interno y la inversión directa. Consecuentemente aumenta la demanda de fuerza de trabajo y con ello los salarios. Así aparecen las organizaciones sindicales, agrupadas en la CTV, actuando en función de mejorar las condiciones de trabajo, negociar mejores contratos colectivos, entre otras reivindicaciones que van a tomar forma en un gobierno que aparece como progresista. Esto queda bien reflejado en la primera parte del documental, al mostrar una Venezuela “rica”, con centros comerciales llenos, tiendas de diversas marcas y un Carlos Andrés Pérez enérgico; rodeado de masas en todos sus actos protocolares.

Sin embargo, el periodo de bonanza mostraba los límites de una economía rentista, la política de industrialización era insostenible, porque los capitales que actúan localmente no eran competitivos y estaban limitados a operar para el mercado interno. Al no ser competitivos las empresas demandan protección y subsidios estatales, en este sentido, la forma más eficiente que encuentra el Estado para subsidiar al capital privado, es  la sobrevaluación de la moneda, ya que esta tiene la particularidad  que permite multiplicar las ganancias cuando las utilidades que se remiten al extranjero pasan por la mediación cambiaria.

Por lo tanto existe un fuerte incentivo para las salidas de capital, aumentando el riesgo de una corrida cambiaria, de ahí que para frenar las corridas contra la moneda y mantener un nivel de reservas que hagan creíble la tasa de cambio, el gobierno debe obtener un flujo de plusvalía proveniente del endeudamiento externo ante una magnitud de renta que se torna insuficiente.

Lo descrito anteriormente es reflejado en la película de Carlos Oteyza, cuando se muestra que el parque industrial es insostenible y en los elocuentes titulares de la prensa de la época, que denunciaban con vehemencia el crecimiento de los compromisos adquiridos con el extranjero

La acción política de la oposición, se basaba en denunciar al gobierno por endeudarse en época de bonanza, la que transformó de forma jocosa la frase de “manejar la abundancia con criterio de escasez” en “manejó la abundancia con escasez de criterio”.

¿Qué sucede cuando caen los ingresos rentísticos? Viene la fase en la cual se contrae la producción, disminuye la inversión productiva, aumenta el desempleo y caen los salarios. El populismo tiene que mutar en neoliberalismo para poder administrar la crisis, por ello las medidas apuntan a revertir lo hecho anteriormente, disminuir el gasto público y el tamaño del Estado, devaluar la moneda porque no hay renta para sostener la sobrevaluación, liberalizar el mercado porque no hay dinero suficiente para mantener subsidios. Y estas fueron parte de las medidas del segundo gobierno de CAP.

Aquí es donde el documental muestra, a mi juicio, uno de los aspectos más relevantes: Es que quien se opuso a las medidas liberales con mayor ímpetu, fue la clase alta y los sectores empresariales, que veían en el libre mercado una amenaza a sus intereses. Los gremios de empresarios estaban acostumbrados a la protección estatal de la competencia extranjera y las medidas del “Gran Viraje” apuntaban a que los capitales locales compitieran con los capitales extranjeros en igualdad de condiciones. Estos, conscientes de sus elevados costos de producción, su tecnología obsoleta, entendían que el libre mercado los iba a llevar a la quiebra, por ello se opusieron al gobierno de CAP con ferocidad. La propaganda de los medios de comunicación apuntaba a denunciar la crisis social de Venezuela y la corrupción en las altas esferas del gobierno, la propaganda anti gobierno se condensó en la famosa telenovela “Por estas Calles”.

En este sentido son significativas las palabras del ex ministro de fomento Moisés Naim, donde narra que en cada reunión con empresarios, lo alababan, felicitaban y luego le pedían que las medidas del gobierno no tocaran a sus empresas.  De manera que los empresarios e eran reticentes a las medidas liberales, contra toda creencia generalizada.

De manera que no son dos modelos contrapuestos, sino las dos caras de la misma moneda, es decir; que son las formas políticas que toma la economía basada en la exportación de bienes portadores de renta diferencial de la tierra, que en la fase alcista del ciclo toma la forma de populismo y en la fase de declive el populismo se torna en neoliberalismo, pero la finalidad es la misma: sostener una economía rentista, por demás agotada.

CAP 2 intentos, cierra con unas preguntas que aún quedan por responder, la tarea de los venezolanos es mirar esta etapa de nuestra historia para encarar el futuro y entender que en Venezuela se da una forma particular de acumular capital basada en la renta, que trasciende la subjetividad individual de quienes nos gobiernan. Si se quiere superar esta ciclo político populismo-neoliberalismo que tanto daño nos hace, es necesario utilizar la renta petrolera para convertirla en un capital que opere en una escala que le permita competir en el mercado mundial, con elevada productividad o de lo contrario estaremos atrapados en una falsa dicotomía que hoy llamamos “ chavismo-oposición”.

 

Por Pedro Delgado


¡Contribuye con nosotros para que este contenido siga siendo gratuito!





Compartir este