KORNBLIHTT: “ES CLAVE PARA LA CLASE OBRERA NO REFORZAR EL ESTATUS QUO DEFENDIENDO AL GOBIERNO, SINO TENER UNA ESTRATEGIA PROPIA”.

KORNBLIHTT: “ES CLAVE PARA LA CLASE OBRERA NO REFORZAR EL ESTATUS QUO DEFENDIENDO AL GOBIERNO, SINO TENER UNA ESTRATEGIA PROPIA”.

Juan Kornblihtt es Doctor en Historia por la Universidad de Buenos Aires, especialista en historia económica, colaborador en diversos trabajos académicos y autor de varios libros y artículos científicos en revistas especializadas del tema económico. Durante su estancia en Venezuela se dedicó al estudio del fenómeno de la economía rentista.

En Revista Florencia tuvimos la oportunidad de entrevistarlo y esto fue lo que nos comentó:

Alrededor del año 2015 usted escribió un ensayo que llevaba por nombre “Los límites de la mediación del Estado en la apropiación de la renta petrolera en Venezuela durante el Chavismo”, según el planteamiento central del texto ¿Qué ha caracterizado al chavismo? y ¿Qué ha cambiado desde que escribió el texto a la actualidad?

Uno podría decir que es un gobierno que en sus inicios, emerge en un contexto de bajos precios, buscando endeudamiento atravesado por la crisis del 2001 a nivel mundial, lo que lleva a una disputa por la renta petrolera y la renegociación de contratos a partir de, digamos, el control de PDVSA. Y es a partir de ese momento, donde empieza un fuerte crecimiento.

Una vez conseguida la posibilidad de endeudarse, el gobierno cambia y gira hacia la lógica de reproducir la economía venezolana sobre la base la apropiación de la renta petrolera. Algo que era característico de la economía venezolana, que era común previo al gobierno de Chávez, pero que había entrado en crisis con el colapso de los precios petroleros en la década de los 80’ y mediados de los 90’. El chavismo llega en un momento en el cual se produce la apariencia de que esto se puede revertir.

¿Por qué?

Porque la crisis mundial desencadena una fuerte expansión de China y una fuerte expansión de los precios de las materias primas en general, que hacen que se expanda la disponibilidad de una renta y ahí es donde entra, uno puede decir lo particular del chavismo: que es que el chavismo participa en la apropiación de esta renta de una forma muy conflictiva, pero en el conflicto, no transforma la característica de la economía venezolana, en términos de lo que se sigue intentando es reproducir un capital ineficiente.

¿Cuál es ese conflicto?

De un lado tenemos un incremento muy fuerte del gasto social, a través de las misiones, de transferencias de ingresos directo, del empleo público, que redunda en una expansión del consumo de sectores de la clase obrera, pero que son sectores que uno a su vez puede considerar desocupados o que acceden a empleos precarios, “cuentapropismo” y que pasan a estar empleados en el Estado o a recibir una transferencia directa de ingresos a través de las misiones.

Del otro lado del conflicto, dado que la producción local no se moderniza, dado que no hay un incremento en la productividad, lo que aparece es un incremento cada vez más grande de las importaciones. Importaciones que se realizan con un tipo de cambio que está sobrevaluado.

Obviamente, como el Estado está en el medio, esta unidad se realiza en forma conflictiva.

¿Cuáles son las características de esta población obrera que mencionas? ¿Y qué relación mantiene ésta con el capital importador?

La población obrera, desocupada o empleada en forma precaria o empleados estatales, luchan por conseguir porciones importantes del gasto social y del otro lado, aparentemente enfrentados, un sector importante de los capitales y de la pequeña burguesía o de los pequeños capitalistas, lucha por acceder a los dólares y de esa manera importar, pero la única forma en que se establece la ganancia para esos sectores, es que las importaciones puedan realizarse en ventas.

Como se trata de sectores que no han desarrollado un incremento en la producción, que no han ampliado su empleo, sino que se sostienen sobre el consumo y el gasto social, la única forma que tienen de recibir su ganancia es poder vender estas mercancías en el mercado.

Por lo tanto, ahí se establece una unidad, que se da a través del conflicto, pero que ese conflicto es, digamos, parte de una unidad y no de dos polos contrapuestos o de dos modelos contrapuestos.

¿Qué cambió entonces entre ese nuevo período de auge petrolero y las condiciones actuales?

Lo que cambió, y que ya se veía en ese momento, es que los precios del petróleo comenzaron a caer, que esto era insostenible. Lo que cambió ahora es que con el colapso petrolero se da el agotamiento de la posibilidad de endeudarse. Ese endeudamiento llega a un límite, entonces ya no ingresan divisas y al no ingresar divisas esta estructura productiva se fue destruyendo cada vez más y más, porque las importaciones reemplazaron la producción local.

Es decir, que el legado de Chávez y la asunción de Maduro es una industria que ya venía colapsando en los 80’, 90’ pero que termina de colapsar en un momento de expansión.

¿Por qué se colapsa en un momento de expansión?

Porque se priorizan las importaciones, por sobre la producción local. Porque el capital apropia renta importando y la clase obrera se beneficia de poder acceder a esos bienes importados en tanto y en cuanto al gasto social.

Pero con la contracción de la renta, este conflicto que estableció una unidad, hoy lo que presenta es un conflicto en torno a una masa de renta que no existe, se convierte en un conflicto que ya no puede reproducir esta estructura, ya no puede reproducir esta apropiación de renta mediante el consumo, ya no puede reproducir la apropiación de renta mediante la importación.

¿Qué sostiene al gobierno en el momento en que empieza a colapsar el modelo económico sostenido sobre la mayor captación de renta petrolera?

En ese contexto lo que aparece más claro es que el gobierno de Maduro se concentra en dos elementos, que ya estaban en el gobierno de Chávez, pero que se refuerzan ahora por ser el sostén principal: de un lado el sector militar, que aparece como la fuerza que sostiene al gobierno con la pérdida de apoyo popular y con la pérdida de sectores de la burguesía que en el conflicto descrito antes podía reproducirse.

El Ejército que vinculaba a empresas y vinculaba el acceso a estos dólares, sostiene el apoyo al Gobierno, pero además, sobre todo lo que aparece en la actualidad, es que el sector petrolero que durante este proceso, luego de los conflictos fuertes que hubo en el 2002-2003, después de que logra renegociar los contratos y establecer condiciones por las cuales pueden operar de forma normal en Venezuela, se convierte también en sostén de Maduro.

En este sentido ¿Qué papel juega el chavismo en la apropiación de renta?

Como decía antes, el chavismo en el momento de expansión de la renta de la tierra reproduce la particularidad de la economía venezolana, pero acelera su decadencia, porque aumenta la apropiación de renta vía importaciones que permite mejorar las condiciones de vida de la clase obrera, pero es producto del colapso. Es decir, Chávez no es el causante de la crisis, Chávez es expresión de una suba de la renta en un contexto de crisis y de colapso de la industria y del capital no petrolero en Venezuela.

El chavismo permite establecer mediante un conflicto, mediante una lucha, una apropiación de la renta que va a parar al consumo obrero y va a parar, a través de eso, a manos del capital extranjero y de todo un pequeño capital ineficiente, importador, que se reproduce con eso. En cambio, cuando cae la renta, se imposibilita la reproducción, tanto de la clase obrera como de ese capital y estalla una crisis.

Por otra parte, si en la actualidad, la función del chavismo pareciera ser realizar la necesidad de los capitales al transferirles la renta. Entonces ¿Qué papel juega la oposición venezolana?

La oposición venezolana no tiene más fuerzas que personificar la apropiación de la renta por la vía del tipo de cambio y por la vía de las importaciones. Los sectores industriales, procesan muy pocos insumos propios, con lo cual están vinculados a esta apropiación del dólar por la importación.

Por su parte, los sectores más concentrados, son capital extranjero que busca recuperar a través de la fuga de capital parte de la renta que pierden al comprar petróleo en sus países. Esos sectores hoy están en crisis, se están yendo del país y por lo tanto, son impotentes para hacer una acción política, más allá de las intervenciones exteriores de Trump y otros gobiernos, no se muestran con potencia y los que quedan locales, han mostrado en todo este período mucha amenaza, mucha capacidad de generar problemas, de generar conflictos, pero no tienen capacidad para imponer su gobierno.

¿Por qué son impotentes si cuentan con el apoyo de EE.UU y de los sectores más pudientes dentro de Venezuela?

A mi entender, esta impotencia, es porque del otro lado, lo que está en juego es quien controla el petróleo. Y el gobierno de Chávez y el gobierno de Maduro, nunca perdieron el apoyo militar como sostén de una relación con grandes empresas petroleras extranjeras.

En ese contexto, la oposición no tiene el interés general de representar un conjunto de la clase obrera y por lo tanto, no puede impulsar un proyecto propio. Por ejemplo, en otros países, como Argentina o Brasil, el capital tiene un elemento industrial, de producción local que le permite avanzar en unidad con la clase obrera con elementos parciales, gremiales, pero que le da fuerza y por eso le permite imponer gobiernos, pero en el caso venezolano, esta burguesía importadora con muy bajo empleo local, no establece una fuerza para imponer eso y por lo tanto, se queda desangrándose en una lucha permanente para acceder a los dólares.

En este sentido, la oposición no expresa para la clase obrera ningún aliado, ni siquiera en términos democráticos de acceder al poder. Dado esta característica de ser pequeños capitales importadores, impotentes para sostener la acumulación local, no podrían desarrollar un proceso que permita mejorar las condiciones de vida de la clase obrera, por lo tanto, al acceder al poder, serían tan o más represivos de lo que es ahora el gobierno de Maduro.

Por otra parte, según su criterio ¿Cuál ha sido el motivo del incremento del endeudamiento externo del país justo durante los años de mayor captación de renta?

El endeudamiento es la contraparte de la renta, es decir, la deuda se paga con renta y la posibilidad de endeudarse está sobre la base de futura renta. En ese movimiento, los momentos de expansión sirven para relanzar la posibilidad de endeudarse y sobre esa base cuando la renta establece un nivel alto, se salda rápidamente y actúa como garantía para futura deuda.

Ahora bien, con una diferencia: mientras que el petróleo de alguna manera establece que una vez cobrado no tiene un título inmediato para recuperarlo, la deuda establece un título directo sobre la propiedad de esa renta futura.

¿Considera usted que el país debe seguir haciendo frente a estos compromisos?

La cuestión no pasa por pagar o no pagar esa deuda. De hecho en el contexto actual, la deuda se está refinanciando con tasas de interés muy altas, pero cada pago es un pago para volver a pedir prestado.

Lo que está haciendo ahora Venezuela no es una salida de pago de deuda, eso se hace cuando la renta petrolera salta, hoy lo que se está haciendo es renegociar y se renegocia obviamente a tasas de interés altísimas porque la situación venezolana es muy compleja.

En materia económica, el Gobierno ha implementado un control de precios y recientemente el presidente de la República anunció un Plan de fijación de precios para 50 rubros esenciales. ¿Cree usted que esto puede frenar la elevada inflación que vive Venezuela actualmente?

El problema de la inflación en Venezuela es un proceso mediante el cual se está escapando una crisis por la vía de emitir moneda, es decir, emitir moneda es expresión de la crisis, a diferencia de lo que dicen los liberales que es esta emisión lo que causa la crisis.

El problema de colocar la crisis como que es un tema de monopolios o de sectores especuladores, esconde que es el propio Gobierno quien permitió que eso ocurriera. Si no hubiese entrega de dólares subsidiados, si no hubiese mecanismos de apropiación a favor de esos capitales fragmentados, chicos e ineficientes de la renta, no existiría el problema de esta manera.

Por otra parte, usted asegura que el capital que acumula en Venezuela, pese a su bajo nivel de productividad y competitividad, genera tasas de ganancia superiores a la media de países desarrollados como EE.UU. Si esto es así ¿Por qué no aumenta la inversión extranjera directa en Venezuela y se da un proceso de desarrollo sostenido?

En la actualidad evidentemente no, en la actualidad hay una crisis y está por debajo de la ganancia media, por lo menos la que se puede calcular ya que las cuentas nacionales venezolanas no están disponibles, la que se puede seguir calculando, que es la inversión extranjera directa en diferentes países, muestra que la inversión extranjera estadounidense tiene una rentabilidad menor que la del resto.

Entonces hoy hay un retiro de capital extranjero en Venezuela. Se van empresas automotrices, empresas de autopartes, y se van porque hoy la rentabilidad en la actualidad no es alta. Ahora, durante los años del chavismo si fue por encima, salvo un momento de 2008-2009. Pero en promedio general si fue por encima de la media mundial la del sector no petrolero.

Estamos conscientes que parte del atractivo de las economías llamadas “periféricas” es su baja tasa salarial. En el caso de América Latina, el salario tiende a ser bajo, pero todavía más alto que las economías asiáticas. Sin embargo, el salario base en Venezuela calculado a dólar paralelo son menos de 10 dólares mensuales. En este caso, ubicándose en niveles tan bajos ¿Por qué la economía funciona con mínimos de inversión privada? y además ¿Por qué seguimos sin ver un desarrollo económico sostenido?

La cuestión es que en Venezuela habría que ver si el dólar paralelo es la mejor forma de medir el salario en términos efectivos. Ese dólar paralelo se encuentra en este contexto un poco sobrevaluado y quizás su precio sea realmente menor, pero más allá de eso, uno puede pensar que en Venezuela el salario es muy bajo, pero es muy bajo en condiciones no normales.

Uno podría preguntarse si efectivamente hoy es posible establecer una gran operación con mano de obra barata en condiciones en las cuales, para acceder a ese consumo hay que hacer grandes colas o hay que estar permanentemente en conflicto, es decir, la propia reproducción de la fuerza de trabajo no aparece estabilizada en torno a un valor bajo, sino que aparece en un permanente conflicto por el cual acceder  a ese consumo que da ese bajo valor para poder reproducirse.

Es en un conflicto permanente que no permite que esa fuerza de trabajo sea empleada en condiciones normales, por lo tanto, en ese punto aunque formalmente sea muy barata las propias condiciones que implican esa “baratura” hacen que no sea posible emplearlas para una empresa de gran escala que busque exportar.

Que sucedería por ejemplo, si se decidiera devaluar la moneda. Es decir ¿Si se produce una fuerte devaluación, se podría establecer una base exportadora con la condición de estos salarios bajos?

Mi duda frente a eso es que aunque pueda existir una tendencia en ese sentido, como uno puede encontrar en Centroamérica, como uno puede encontrar en el norte de México en la zona de maquilas, lo cierto es que las condiciones en las cuales se produce esa bajada salarial, no son las de una masa de población que tiene las condiciones de vida resueltas y puede ser mano de obra barata, sino que es una masa de población que no accede todavía a los consumos básicos para poder constituirse en una fuerza de trabajo, es decir, la fuerza de trabajo para poder ser explotada tiene que poder reproducirse en condiciones normales y hoy el contexto de crisis hace que eso no sea posible.

Pero en definitiva ¿Cree usted que Venezuela pudiese insertarse en el mercado mundial a través de los bajos salarios?

Visto hoy en dólares, visto formalmente, parece que sí. Yo tengo dudas de eso en el sentido en que las características de la masa de población de los países que compiten de esa forma, es que no tienen materias primas y no tienen un mecanismo de apropiación que traba al sector no petrolero.

Ahora si fuese esa la perspectiva, eso no garantiza ningún tipo de salida de bienestar o de desarrollo sostenido para la acumulación de capital en Venezuela. Esas condiciones solo se sostienen con una masa de población sobrante  que presiona la baja salarial permanentemente en condiciones de vida paupérrimas para la clase obrera, en donde un pequeño sector accede a un cierto empleo y el resto queda en situación de desempleo, por lo tanto como perspectiva de decir “bueno están salarios bajos, esa es la forma de insertarse en el mercado mundial”, no.

En ese contexto, el disputar la apropiación de la renta bajo otras formas, bajo la forma de una gran escala y bajo la forma de centralizar el capital en manos de la clase obrera, parece como una vía más potente del desarrollo económico que la vía de ofrecerse como país de mano de obra barata para competir con China o Vietnam.

Finalmente, según su criterio ¿Qué se avizora para Venezuela tanto en el ámbito político como económico en los próximos meses? y ¿Cuáles serían sus recomendaciones en el ámbito económico en la situación actual de Venezuela?

Hacer pronósticos sobre Venezuela es muy difícil. Uno puede ver una situación de crisis que se agudiza, mientras el petróleo se estabiliza un poco.

Con la contracción de la renta, Venezuela parece dirigirse a que el grueso de la apuesta sea privatizar al sector petrolero, ampliando las empresas mixtas para lo cual se requiere el control del Parlamento y de la Asamblea Nacional Constituyente. Pero es un proceso que anda en conflicto por las sanciones que aparecen de EE.UU y de Canadá, por ejemplo.

Hoy lo que está claro es que la contracción de la renta deja por fuera una parte del capital, lo muestra impotente, lo confunde o lo retira del país. Y ese sector empieza a radicalizarse, pero se muestra impotente porque no muestra ninguna alternativa.

El problema de fondo es que pasa desde la clase obrera.  Y de la clase obrera lo que se observa es que limitada a su rol de consumidor, limitada a su rol de apoyo al Gobierno como forma de acceder a ese consumo, también se muestra impotente. La clase obrera en Venezuela no es expresión de un proyecto de cambio, no es expresión de un proyecto diferente, sino que es la defensa de ese estatus quo. La teoría de la guerra económica justamente refuerza esto, extorsiona a los trabajadores colocándolos como que se está en guerra y que si no apoyan al gobierno entonces son enemigos.

Me parece que el factor clave en este escenario, es buscar dentro de la clase obrera no una acción que refuerce el estatus quo en crisis, en decadencia, defendiendo al gobierno, sino establecer una estrategia que por un lado defienda a la clase obrera en su consumo, pero no como correa de transmisión del ajuste estatal, sino como forma de avanzar y conseguir mejores condiciones.

Para descargar la entrevista ampliada haz click aquí 

Un comentario en «KORNBLIHTT: “ES CLAVE PARA LA CLASE OBRERA NO REFORZAR EL ESTATUS QUO DEFENDIENDO AL GOBIERNO, SINO TENER UNA ESTRATEGIA PROPIA”.»

  1. Muy bien llevada y desarrollada esta entrevista. Temas complejos explicados de manera accesible y con conocimiento de causa. Gran aporte que desnuda muchas cosas que deben superarse. Gran trabajo y señales claras para una izquierda latina que naufraga en el apoyo acrítico y el silencio cómplice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir este